Volver a la lista de trucos

Locos por la hamburguesa

Huelga presentar a la hamburguesa, ese plato nacional americano importado en el mundo entero, sobre todo con el desarrollo de los food trucks. También en Francia la hamburguesa tiene cada vez más seguidores. En el año 2000, 1 sándwich vendido de cada 9 era una hamburguesa, hoy es 1 de cada 2.  Sin contar con que el 75% de los restaurantes franceses proponen al menos una hamburguesa en su menú (Fuente: Gira Conseil). ¿Pero cuáles son las tendencias en cuanto a los productos utilizados? Se te va a hacer la boca agua con las ideas de sabrosos ingredientes que Entremont te propone para unas hamburguesas gourmet. ¡Y tú la compones como prefieras!

Sobre el pan

Se rivaliza en originalidad con los panes abriochados, con semillas, panes de muffin.

Sobre la carne

Se da prioridad a la carne de origen francés, trabajada a mano, marinada, deshebrada, ahumada, aromatizada con hierbas. Se declina en todo tipo de carne, desde el cerdo hasta el cordero, pasando por el pollo. ¡Incluso se proponen hamburguesas de salmón o de foie gras! Y las versiones vegetarianas también tienen un verdadero éxito.

Sobre los quesos

Es la tierra y el sabor lo que prima. Nos atrevemos con el Munster, el queso de cabra o el queso azul. El queso pasa a veces a ser el elemento principal de la hamburguesa con un Emmental o un Gruyère precortado, los favoritos de los consumidores de hamburguesas en Europa. La hamburguesa resulta al final bastante práctica, ¡y gusta en todas sus formas! Las lonchas de Raclette o de Reblochon pueden darle un toque rústico "montañés", mientras que la Mozzarella, asociada con tomates secos y pesto, le darán unas notas italianas.

Si bien nos gusta la hamburguesa salada, también existe en versión dulce-salado como la hamburguesa Hawai con piña o, aún más sorprendente, en postre. Cada ingrediente salado se reemplaza por un producto dulce de aspecto similar. Puedes sustituir la mahonesa por la crema pastelera, la ensalada por hojas de menta, las rodajas de tomate por fresas... ¡una verdadera sorpresa para el postre!