Volver a la lista de trucos

Los beneficios del queso y de los productos lácteos

Como sin duda ya sabes, la leche y sus derivados (leches fermentadas, yogures, quesos, etc.) poseen unas cualidades nutricionales que les confieren un lugar privilegiado en el equilibrio alimentario. Entremont arroja luz sobre los beneficios del queso en unas palabras.

El calcio

Como ya sabes, es bueno para los huesos y los dientes y se recomienda para el desarrollo de los niños. El 99% del calcio se almacena en los huesos, el resto circula por el organismo para favorecer la coagulación de la sangre, la presión arterial, la contracción muscular y, sobre todo, la del corazón. Por desgracia, el organismo no lo fabrica de forma natural, por lo que es necesario aportarlo a través de los alimentos, mediante el consumo de productos lácteos por ejemplo, que son los más ricos en calcio.

El fósforo

Se asocia en un 85% con el calcio en los huesos y los dientes y participa en el crecimiento y la regeneración de los tejidos. Permite asimismo crear una reserva energética disponible rápidamente, de ahí su reputación de remedio "anticansancio". Los productos lácteos lo concentran más que cualquier otro alimento.

La vitamina B12

Es muy importante para el cuerpo y está omnipresente en el queso. Ella es la que trabaja en la fabricación de los glóbulos rojos en la sangre e interviene en el funcionamiento del sistema nervioso.

El zinc

Participa en las reacciones inmunitarias, en la percepción gustativa, en la cicatrización de las heridas.

La vitamina B2

Contribuye al crecimiento y a la reparación de los tejidos, a la producción de hormonas y a la fabricación de glóbulos rojos.

La vitamina A

Mantiene la piel en buena salud y la protege de infecciones. Su papel antioxidante es tan conocido como su papel en la visión.  La vitamina A también es la que interviene en el crecimiento de los huesos, de las uñas y del cabello. Y la buena noticia es que se encuentra en todos los quesos, así que ¡perfecto!  
 

Fuente: CNIEL